PORTADA
CONTACTO
SUSCRIPCIÓN
ANUNCIAR
DONDE ENCONTRARNOS
STAFF

 

 

.::MAILING::.
GENTE AZUL


Los pictos, un pueblo celta, se pintaban el cuerpo de azul para luchar en las batallas. El dibujante francés Peyo creó los personajes azules de un pueblo diminuto, los pitufos. Sin embargo el color azul en la piel también puede darse por causas naturales, además de pinturas corporales rituales y personajes de ficción.

Los Fugate azules no son una raza, sino una familia que habita en los montes Apalaches, en Estados Unidos. El patriarca de este clan era Martin Fugate, que se estableció en Troublesom Creek, Kentucky, alrededor del año 1800. Se piensa que su esposa Mary era portadora de una rara enfermedad genética, llamada methemoglobinemia.

La methemoglobinemia es la deficiencia de una enzima, que hace que la sangre tenga una capacidad reducida para transportar oxígeno. Como consecuencia, la sangre es bastante oscura, casi parda, en lugar de rojo brillante. En la piel, esta enfermedad se manifiesta como cianosis, o sea una coloración azulada anormal de la piel. Aparte de esto, la methemoglobinemia no amenaza la salud.

La methemoglobinemia es hereditaria, causada por un gen recesivo. Esto quiere decir que cuando una persona que la padece se une a alguien que no la lleva en sus genes, los hijos probablemente no la padecerán. Además, se puede ser portador de este gen sin que se produzca la enfermedad. Sin embargo, si ambos padres son portadores de este gen, hay una buena probabilidad de que sus hijos manifiesten la enfermedad.

Ninguno de los descendientes de Martin y Mary Fugate habrían padecido seguramente la methemoglobinemia, si sus hijos no se hubieran casado con los miembros de una familia cercana, los Smiths, descendientes de Richard Smith y Alicia Combs, uno de los cuales, aparentemente, era también portador del gen defectuoso. Viviendo en un aislamiento casi total, los Fugate y los Smith se casaban con frecuencia con primos.

El primer Fugate azul nació en 1832, y después de esto personas azules empezaron a nacer con frecuencia en esta familia. Para 1890 había ser personas azules en este lugar, y el número varió poco a través de los años. El caso más reciente fue reportado en 1975.

En 1960 un médico llamado Madison Cawein oyó hablar de los Fugate azules. Interesado, consiguió localizarlos y estudiar su caso. Recientemente se había estudiado la methemoglobinemia entre los nativos de Alaska, y Cawein logró así diagnosticar la enfermedad de los Fugate con bastante rapidez. Además, también podía ofrecerles una cura temporal, el methylene azul, que remplazaba por un tiempo la enzima faltante en la sangre. Pocos minutos después de administrar una dosis, los Fugate azules lograban recobrar, por un tiempo, un color normal.

En la actualidad las opciones de transporte y la movilización de las personas han reducido en gran manera las probabilidades de que nazca una nueva persona azul en la familia Fugate. Sin embargo, la posibilidad existe aún.




© vol.com.ar /2000- 2003 / Todos los derechos reservados